Del tradicional estudiante de traducción al moderno

El aprovechamiento de las emergentes tecnologías de la traducción es un aspecto inevitable, necesario y ventajoso para el quehacer del traductor, independientemente de cuál sea el campo de acción en el que se desempeñe. Parece surgir como un villano antagónico que, en algún momento, nos ha hecho dudar sobre el futuro de nuestro quehacer, tan querido y venerado por quienes desempeñamos esta noble labor. Quienes hemos visto esta transición, sabemos que se trata de un cambio casi de la noche a la mañana, algo poco visto en los últimos años en nuestro campo.

Bien aprovechadas, el producto resultante debería ser de una calidad excepcional; sin embargo, llegados a este punto, emerge la pregunta de si quienes la usan, obtienen tal resultado, y aún más importante, si realmente aprenden a través de ellas. La respuesta a tal pregunta es dispersa; no es ecuánime. Me voy a ocupar particularmente del caso de los estudiantes de traducción por cuánto empíricamente he podido constatar algunos hechos, dentro de lo que se destaca un aspecto que resalta muy por encima de todo: el análisis.

Resulta inevitable que, si las nuevas tecnologías resuelven en gran parte los problemas de traducción, quedaría menos aspectos que analizar y abordar; menos cosas sobre las cuales debatir con el compañero de al lado, con el grupo de trabajo, o con el profesor. En pocas palabras, el recorrido tiene menos piedras en su camino. Es este aspecto el que muy por sobre todo me causa incertidumbre.

Propongo, en tal sentido, un símil. Cuando un niño de primer año aprende a sumar o restar, sería contraproducente que tenga a su alcance una calculadora, por cuanto no aprendería a razonar ni a entender la lógica del proceso matemático, entonces, a los niños de esa edad se les prohíbe el uso de estos instrumentos. No sucede lo mismo cuando ya realizan ejercicios más complejos. En dado caso, ya se les permite usar la calculadora como apoyo porque las operaciones elementales dejaron de ser el objetivo de aprendizaje.

El uso inexperto y carente de orientación de estas tecnologías interrumpe el proceso natural de adquisición de habilidades y no permite que se produzcan los errores típicos y regulares en este nivel. Sin embargo, el bucle del acierto-error es un proceso natural e inherente para un aprendizaje significativo en cualquier ámbito del conocimiento. Este proceso, antes de la emergencia de tales tecnologías, dotaba de una visión amplia al traductor sobre el mundo en general; este se transformaba en un ser multifacético. La necesidad y coyuntura ameritaba una reflexión profunda; el traductor desmenuzaba hasta en sus partes más íntimas los fragmentos de textos.

No cuestiono el uso de estas herramientas emergentes por parte de los estudiantes; sin embargo, considero que su aplicación no debería limitarse a la simple secuencia de copiar, pegar y entregar. Creo que la intervención del docente es imperativa, siendo necesario el andamiaje didáctico para evitar la traducción mecánica que, en ocasiones, es observable en las aulas.

Agradezco mucho a quienes llegaron hasta aquí leyéndome, será un gusto poder seguir siempre en contacto con ustedes. Un abrazo muy fuerte.

Gino Luca

Traductor certificado N° 0648, con más de 10 años de experiencia en traducción de rubos especializados como el técnico, comercial, financiero y legal. Docente universitario comprometido con la excelencia académica.

2 Comentarios

  1. Romina Raimondi

    Excelente redacción y totalmente de acuerdo. Un abrazo, estimado profesor, espero que siga cumpliendo con su valiosa labor, educando a futuras generaciones de la carrera.

    Responder
  2. María José Hinostroza

    De cierto modo, esto me lleva a reflexionar: ¿qué pasaría si hubiese alguna caída de las plataformas, o alguna falla o desacierto como en ocasiones presenta la inteligencia artificial? ¿Qué capacidades nos quedarían para llevar a cabo la labor? Es necesario que adquiramos mediante la teoría y la práctica las habilidades, conocimientos (información) y competencias que nos permitan estar equipados para sumergirnos y desenvolvernos en la traducción en cualquier circunstancia, ya que, como traductores, tenemos un rol crucial como puentes de comunicación entre distintas partes, ¡¡excelente mensaje!! Saludos ((:

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Charlemos
1
Chat Linkers
Hola.
¿En qué podemos ayudarte?